Inicio Policiales Femicidio en San Vicente: Pericias genéticas complican al novio de Fiorella

Femicidio en San Vicente: Pericias genéticas complican al novio de Fiorella

166
0

La investigación por el femicidio de Fiorella Itatí Aghem (20) en la localidad de San Vicente sigue a paso firme y en los últimos días se incorporó una prueba clave, que señala directamente al acusado, Leopoldo Borovski (21), procesado con prisión preventiva.

Se trata de los análisis que se le realizaron al material genético que la joven tenía debajo de las uñas producto de la acción de defensa. Según señalaron fuentes con acceso al expediente al matutino colega  El Territorio, estas muestras son coincidentes el ADN de Borovski.

Esto complicaría aún más la situación del acusado y para la familia de la joven estudiante se trata de una pericia contundente, casi concluyente.
Pero estos no son los únicos movimientos que presentó la causa. Como informó oportunamente este medio, en audiencia indagatoria el 8 de marzo Borovski se abstuvo de declarar, pero esta semana presentó un escrito mediante su abogado particular.

En el documento admitió, a grandes rasgos, que la noche en la que desapareció Fiorella efectivamente se encontró con ella, tal y como lo indican varias medidas de prueba solicitadas por la Justicia interviniente, aunque obviamente se desligó del brutal crimen.

Esto motivó que se pactara una ampliación indagatoria, que se fijó para este lunes. Allí las autoridades judiciales -más allá de que seguramente le informen los nuevos elementos en su contra- podrán hacerle consultas y pedir detalles sobre sus dichos.

El caso está siendo llevado adelante por el juez Gerardo Casco, titular del Juzgado de Instrucción Tres local, quien procesó por femicidio a Borovski en junio. El delito prevé una pena de prisión perpetua en caso de que sea declararo culpable en un futuro juicio.

Como se detalló entonces, la medida vino acompañada con la prisión preventiva, por lo que dispuso el traslado del joven a la Unidad Penal VII de Puerto Rico, ya que en los primeros tres meses de investigación el joven había estado alojado en la Comisaría Segunda de San Vicente.

Brutal crimen

Fiorella fue encontrada asesinada en 4 de marzo en un yerbal de la chacra de los padres del acusado, en una zona conocida como La Ripiera, a la que se ingresa por el ex kilómetro 1.250 de la ruta nacional 14. Ese mismo día detuvieron al principal sospechoso en El Soberbio, debido a que se había ido a un encuentro de jeeps a Brasil.

La madre de la víctima había denunciado su desaparición el viernes 1 de marzo, diciendo que la noche anterior Fiorella salió de su casa para ir a la casa de una compañera de estudios, pero no había vuelto. Ya en ese momento desarrolló sus sospechas contra Borovski, recordando los antecedentes de violencia que había sufrido y denunciado su hija.

Según lo recolectado por los investigadores judiciales y policiales, Fiorella salió desde su casa el jueves 28 de febrero, cerca de las 21, cuando dijo que se iba a la casa de una compañera a llevarle unos apuntes. Caminó unas cuatro cuadras, hasta cerca de la ruta nacional 14, donde lo esperaba Borovski en una de las dos camionetas Ford Ranger que tiene su familia.

Los profesionales de la Secretaria de Apoyo para las Investigaciones Complejas del Poder Judicial (Saic), mediante un arduo trabajo, pudieron reconstruir luego los chats entre víctima y presunto victimario, donde se estableció que habían pactado el encuentro. El teléfono de Fiorella había sido encontrado entre sus prendas íntimas y estaba muy deteriorado debido al tiempo que estuvo el cuerpo a la intemperie.

Sobre los movimientos posteriores, el relevamiento de las cámaras de seguridad permitió reconstruirlos. Una cámara de la Terminal de Ómnibus local registró a Fiorella junto a la camioneta del acusado cerca de las 1.40 de la madrugada del 1 de marzo. También se incorporaron varias testimoniales, que dieron cuenta que Fiorella y Borovski estuvieron juntos en dos puntos de la ciudad entre las 22 y las 3 aproximadamente: una pizzería y la propia terminal.

Además quedó registrado como cruzó la camioneta en dirección a la zona rural donde la hallaron, cerca de las 4 de la madrugada. En momentos posteriores habría ocurrido el crimen.

Violencia extrema

Según se estableció en la autopsia, el cadáver de Fiorella tenía un lazo de un cable muy ajustado alrededor del cuello y la cabeza y la cara estaban muy hinchadas por el edema producto de la estrangulación. Tenía tres cortes superficiales en el tórax, en la parte inferior del lado izquierdo, que abarcaba sólo la piel. No se observaron otros signos de violencia externa, como escoriaciones o hematomas. La observación de los forenses sobre el estado de la vestimenta de la víctima se descartó la hipótesis de la agresión sexual. De todas formas, se aclaró que por el avanzado estado de descomposición del cadáver fue imposible tomar muestras para confirmar o descartar este punto.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here