Inicio Nacionales / Internacionales Bolsonaro echó al ministro de Salud pero no controla la lucha contra...

Bolsonaro echó al ministro de Salud pero no controla la lucha contra el covid-19

185

El presidente de Brasil Jair Bolsonaro echó finalmente ayer a su ministro de Salud Luiz Enrique Mandetta con quien terminó peleado por la estrategia para enfrentar la pandemia de coronavirus. La discusión era simple, Bolsonaro se opone al aislamiento total como método para prevenir el avance del virus, como lo recomienda la OMS y lo hicieron todos los países del mundo, algo que Mandetta defendía. Es decir, economía vs. salud de la población.
La decisión del cada vez más debilitado presidente fue recibida con un nuevo cacerolazo en las principales ciudades del país vecino. Es que la gestión del saliente ministro de Salud tenía la aprobación del 76 por ciento de los brasileños, según una encuesta de DataFolha. El mismo cuestionamiento recibió de parte de la prensa. “Una vez más el celo político se impuso por sobre la lucha contra el coronavirus”, escribió el diario Extra en su portada. “Solamente el virus gana”, escribió por su parte el diario O Estado de San Pablo. Pero el propio Mandetta ya había adelantado su intención de dejar el cargo agobiado por el constante ataque de su ex jefe. Entendía además que eso perjudicaba la lucha contra el covid-19.

Bolsonarovirus
El nuevo ministro elegido por Bolsonaro es Nelson Teich, un médico que es partidario del “aislamiento estratégico”. Ayer en sus primeras declaraciones dijo que está “totalmente alineado” con las decisiones del Presidente.
No solamente la prensa y la mayoría de los brasileños están en desacuerdo con las formas de manejarse de Bolsonaro. Ayer después que se conociera la salida de Mandetta, el poderoso gobernador de San Pablo Joao Doria dijo que el Brasil enfrenta al coronavirus y al bolsonarovirus.

Pero si lo que el ex militar que preside Brasil busca con la salida de Mandetta es reducir el aislamiento social y retomar la marcha de la economía, no será tan sencillo. El presidente no sólo mantiene enfrentamientos con los otros poderes del Estado y con los gobernadores, sino también dentro de su propio gabinete.
Pero el escollo más grande para Jair viene del lado de la justicia. Horas antes de la salida de Mandetta, como anticipándose a la movida, el Supremo Tribunal Federal (la Corte Suprema de Justicia) dio autonomía a los estados (provincias) y municipios para definir sus propias medidas de aislamiento.

Para la mayoría de los medios del vecino país el cambio de ministro tendrá entonces un peso simbólico dado que la política de salud pública está en manos de los gobernadores. Pero el temor es que esto sea interpretado por la población como el fin de la cuarentena y se relajen las medidas de aislamiento. Mientras tanto el coronavirus se consolida en el país vecino. Ayer se contabilizaron 1952 muertos y más de 30 mil contagiados.