Inicio Policiales Acusado de las picadas en Iguazú quedó libre tras pagar $500 mil

Acusado de las picadas en Iguazú quedó libre tras pagar $500 mil

44

El joven de 23 años sigue imputado por “homicidio culposo agravado”, por la muerte de Daniel Morales (46). Hay otros dos involucrados que siguen vinculados a la causa.

Después de permanecer más de 22 días detenido, este lunes recuperó la libertad el joven de 23 años que atropelló a tres peatones, provocándole lesiones mortales a uno de ellos. Tras pagar una caución de 500 mil pesos, pudo regresar a su domicilio, pero continúa imputado. Además, fue inhabilitado para conducir vehículos por el lapso de tres meses.

La causa tiene otros dos involucrados, un hombre de 35 y otro de 26 años, quienes están acusados de haber estado corriendo picadas, delito previsto en el artículo 193 bis del Código Penal.

Apenas sucedió el hecho, el conductor del Renault Logan que impactó contra los tres trabajadores salteños, que caminaban a la vera de la avenida Tres Fronteras, fue sometido a un test de alcoholemia que dio positivo. Al momento de ser llevado a declarar ante el magistrado Martín Brites, titular del Juzgado de Instrucción 3 de Puerto Iguazú, el sospechoso se abstuvo de dar su versión de los hechos.

Al tener en cuenta que manejaba alcoholizado, esto agravó su situación y fue acusado de “homicidio culposo agravado”. Si bien había solicitado su excarcelación, el hecho de que el siniestro que protagonizó hubiera dejado un muerto (Daniel Morales -46-, operario que trabajaba en la remodelación del aeropuerto de Iguazú junto a sus dos coterráneos salteños), hizo que el juez definiera que sólo podía salir en libertad previo pago de un monto a la Justicia.

La situación fue distinta para los otros conductores. Tras ser llevados ante el juez, también se abstuvieron de declarar y recuperaron la libertad, aunque en una posición menos grave que la del principal acusado.Quedaron acusados de “conducción peligrosa”, en base al artículo 193 bis.

¿Qué dice el artículo 193 bis?

“Será reprimido con prisión de seis meses a tres años e inhabilitación especial para conducir por el doble del tiempo de la condena, el conductor que creare una situación de peligro para la vida o la integridad física de las personas, mediante la participación en una prueba de velocidad o de destreza con un vehículo automotor, realizada sin la autorización de la autoridad competente”.